miércoles, 3 de noviembre de 2010

Haití y Puerto Rico: de un capitalismo las dos alas

capitalizar: "Utilizar en propio beneficio una acción o situación, aunque sean ajenas."



Una línea siempre tiene dos extremos, y por eso existen 2 tipos de capitalismos: el económico y el intelectual. El económico es aquel donde unos pocos advienen muchos recursos y en el trayecto colocan a los que no llegaron al tope de la montaña a su servicio... bueno, servicio es usar un eufemismo, no? Mejor usemos "a su merced". En el caso del intelectual es aquel donde unos pocos adquieren un conocimiento universal bastante detallado que los lleva a intentar ser
pedagogos a cuentagotas, pues consideran que la masa que solo tiene un conocimiento básico no está preparada para asimilar "la verdad".

En ambos casos tienen su grado de codicia, pues en el económico se busca acaparar bienes para que se pueda estar en una falsa paz (bien + estar = bienestar) y a los demás se le requiere una remuneración para tener acceso a recursos que fuera de un sistema deberían ser patrimonio de todos y en el intelectual se busca pretender la posesión de la verdad y el pago de una pleitesía en reconocimiento a salirse de la norma por meramente replantear lo obvio y tener la osadía de

desafiarlo. En ambos, todo se resume en el afán de adueñarse de la libra de pan y si acaso repartir migajas.

De igual manera, tanto en el plano económico como en el intelectual, se destila soberbia: en la primera con la presunción de que poseer más lujos y alhajas significa ser insuperable y en la segunda con la arrogancia de que se tenga un conocimiento meridianamente enciclopédico pero solo se animen a presentar cuestionamientos para lograr la aprobación de una masa y creer que ahí está la clave del éxito... bueno, éxito sería una 'palabra mala' para los intelectuales, mejor usemos "la razón".


Que surja alguien que amenace la oligarquía de posesión material o intelectual genera tanto la envidia de que exista alguien con la posibilidad de ser igual o mejor-peor que tú, según se vea el asunto, como también la ira de que en la carrera de la importancia por mantener una supremacía existe el riesgo de que se desvista un 'santo' para vestir a otro, y por eso se ven en la obligación de ejecutar una filantropía forzada y leída donde quizás no te vistan, alma en pena, pero no dudarán en calzarte.


No basta con la atención, hace falta ser toda una fotografía en ambos para que se concrete la lujuria: que una vida sea un desperdicio y que solo hayan instantes que se atesoren para justificar cualquier atrocidad que le sucede. Fotografía... se conserva un momento, pero

nunca olviden que todo se genera a partir de un negativo.

El deseo se convierte en prioridad pero les da pereza que sea a cuesta de sus vidas, para eso están las ovejas acéfalas, siervas que son dispuestas a placer para satisfacer un deleite que se deforma en obsesión. No se necesita estar en un McDonald's para concretar la gula, pero si lo puedo poseer para añadirle peso al pie en el acelerador de este automóvil metódico que sirve como aplanadora pues es mucho mejor: matamos dos pájaros de un tiro, aunque dos parezca muy poco para las cifras escandalosas que en realidad se manejan.


A fin de cuentas es todo un ajedrez donde se opera a base del miedo y donde quienes juegan asumen la posición de rey y con el empobrecimiento material e intelectual quieren disponer de peones que hagan el trabajo sucio de las agendas que a través de demagogia esconden, pues a fin de cuentas ellos también tienen miedo... de vivir lo que predican, pero no dudan de vanagloriarse del relativo "éxito" que puedan conseguir a través del sudor del de al frente y no de su frente.


Lo curioso es que en la contradicción hay puntos de convergencia. Un capitalista material se pinta de creyente y conservador pero con sus acciones se aleja de las enseñanzas porque eso lo haría 'un ser común más' y un capitalista intelectual se pinta de ateo y disidente en favor de la justicia social pero cuando más empatía percibe más antisocial se vuelve porque hay que mantener la apariencia de la diferencia y castigar a la "acefalía plebeya" con la indiferencia. Recuerden que en una y la otra hay que mantener un margen para establecer un reconocimiento a merecer.


De igual manera unos y otros son adictos al uso de las etiquetas: el material para lo mismo colocarla en productos en la góndola de un supermercado como en el trasero de un pobre porque 'todo tiene un precio' y el intelectual para desacreditar cualquier aportación que no se haya generado a base de su mensaje o agenda. Ambos se alejan de la Biblia pero buscan ser el Génesis y ambos se alejan de la Biblia y están a la espera de provocar el Apocalipsis. Toda una 'divina comedia' como diría Dante, una vida en verborrea donde se rescaten unas sonrisas para resaltar lo gracioso y donde sean producto de la vida misma para ponerle el sello de verídico.


Por eso hoy en día existe un Haití y existe un Puerto Rico. En uno se hace evidente la carencia material para que se use de escarmiento para muchas masas, y en el otro se hace evidente la carencia intelectual para que se use de mal ejemplo de lo que creen ser versus lo que realmente son y mientras tanto se viva en una burbuja de la fantasía, y a fin de cuentas se vuelven ratas de laboratorio de los dos polos. Por eso en los dos lados se castiga con su actualidad su estatus

actual: Puerto Rico siendo víctima de su libertad aparente a través del colonialismo y Haití con su libertad evidente y lo que ha provocado su deseo de independencia: tanto una tierra como la otra
siendo azotada por siglos por las decisiones que otras manos quieren tomar.

Anteriormente los imperios evidentes estaban en Europa, por eso el ejemplo cercano a la miseria era África, "bajo sus pies". En la actualidad el imperio presente está en Norteamérica y la ilustración cercana de la miseria es Centro y Suramérica y el Caribe, "bajo sus faldas". No es casualidad que el pase de batón sea paralelo siempre y que el futuro imperio este en Asia. "Abajo los de arriba y arriba los de abajo" es lo que dicen? Solo queda decir una cosa: Australia y tierras cercanas, "ármense!" como diría Freddy Beras Goyco, en el sentido literal y figurado, o sino pobre de ustedes.


A pesar de todo, yo mantengo la cortesía, porque en mi casa me inculcaron valores y digo "gracias, pero no gracias". Yo soy solo un cronista. Por eso no me molesto en presentarte a Superman, porque ese ya lo conocemos, prefiero presentarte a Clark Kent que es solo un celaje conocido que tiene miedo de mostrarse tal cual es aunque su cara interior sea evidente y la exterior se encuentre hasta en los cartones de leche.


La pelea va apenas por el tercer round y está pactada a doce. Yin yang!

3 desahogos:

Ana María López dijo...

Hola! me encanto su pagina!!

Me llamo Ana Maria y soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me gusto mucho su pagina y le felicito por hacer un buen trabajo. Le cuento que me encuentro construyendo alianzas con webs amigas para asi atraer mas visitantes y poder hacer mas conocida mi web. Por ello, me encantaria contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

Si esta de acuerdo. Hagamelo saber.

Suerte con su web!
Ana Maria

Vlade dijo...

Los países del norte siempre han abusado de los países del hemisferio sur.

Ahora en Puerto Rico lo que hay es un sentimiento anti-intelectual enorme pero es por querer imitar a la metrópolis que después de los años de Bush no querían pensar.

De todas formas estamos jodíos.

AcoolPRican dijo...

Ana María: Adelante, seguro, para eso estamos, para compartir y colaborar. Gracias por la visita.

Vlade: Asi es. Siempre dicen que la imitacion es una forma de halago, pero cuando se imita una mala conducta nos lleva al descojon que vivimos hoy en dia, desafortunadamente